A principio de este mes de febrero Adobe actualizó varias aplicaciones de su Creative Cloud. Entre estas, InDesign CC (ahora 2014.2). Tengo que admitir que debido a la cantidad de trabajo que tuve durante los pasados meses, tuve una participación muy limitada en el desarrollo de esta nueva versión. Pero, sí quería apartar unos minutos de mi agenda para compartir algunas de mis impresiones. La actualización de InDesign se puede resumir mediante las siguientes tres funciones importantes:

  • Librerías
  • Pantalla de bienvenida (a la que llamo Pantalla de terror), y…
  • La función, “pare de sufrir cuando no tienes la versión más reciente”

Librerías

Aunque la primera de estas funciones pudiera parecer prometedora, la realidad es que, en la practica, está muy lejolibrariess de ser algo que vayamos a usar todos los días. La idea de estas librerías es que puedas compartir “activos” o elementos gráficos entre programas (Id, Ai y Ps), y entre computadoras. Por ejemplo, trabajas un elemento en tu laptop favorita, y luego, llegas a tu casa, enciendes tu iMac, y tienes acceso a estos elementos mediante las “librerías”. Todo se sincroniza mediante la maravillosa nube creativa o Creative Cloud. De modo que siempre y cuando tengas acceso a una conexión a la Web (a menos que vivas en el Jurutungo viejo) tendrás acceso a tus archivos.

El problema de estas librerías es que aunque lo hacen todo (o guardan “de todo”) en realidad no hacen NADA bien. Por ejemplo, puedes guardar estilos de “texto”, pero no puedes guardar TODOS los atributos de estilos de párrafo y carácter. Puedes guardar elementos agrupados, pero cuando los usas, dejan de estar agrupados, etc. Además, aunque deberían tener un interfaz de simple drag-and-drop, TIENES que oprimir botones que le dicen a la librería que quieres guardar algo en ella (o quieres usar algo en la página). ¿Oprimir un botón? ¿En serio?!?

 

Pantalla de Bienvenida

La pantalla de bienvenida, ha sido por muchos años una inconveniencia tolerable. Tolerable porque si bien es cierto que servía de algo cuando NUNCA habías abierto InDesign en tu vida, a la tercera vez de verlo, oprimías la cajita de “NUNCA VOLVER ABRIR” y listo. Pero, con esta actualización de InDesign no solo han volao la caja de NUNCA VOLVER A VER, sino que ahora la bendita ventana se conecta a internet (usando toda la banda ancha que tengas disponible y dejando sin efecto todo lo demás que estés haciendo), e intenta cargar cuanta porquería entiende que debas ver. Y lo mejor de todo, es que no hay forma de apagarla, a menos que no abras un documento o crees uno nuevo. Lo que me pregunto es, si esto es una broma o es en serio. Si alguien encuentra cómo apagar este feature y me enseña a arrancarlo de raíz, lo invito a un refresquito, … o algo así.

bienvenida

Guardando documentos para abrir en versiones previas

Finalmente, llegamos a una función que verdaderamente tiene utilidad. Tal vez no sea la más sexy, pero sí la más práctica. Por años, hemos tenido que acostumbrarnos a exportar documentos de InDesign en formato IDML para compartir con aquellos menos afortunados que no tienen la version más reciente de InDesign. Mediante este nuevo servicio, una persona puede intentar abrir un documento de InD CC (2014) en una version previa, por ejemplo CC, y un servicio en la nube hace la conversion instantáneamente. ¿Ven algo raro con esta función? ¡Exacto! Que esto solo sirve entre versiones CC. No puedes usarlo con InDesign CS4 ó CS5, ni siquiera con CS6 que está dentro de las versiones posibles con una suscripción a CC. Esto es muy desafortunado.

Finalmente, mi veredicto es el siguiente: 1 estrella (de 5). Si aun no has actualizado, no pierdas el tiempo. Ponte a ver un episodio de Fringe y de seguro invertirás tu tiempo en algo mucho más productivo.